Warning: file_get_contents(http://freegeoip.net/json/18.206.168.65): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /www/cli22002/htdocs/ecomania/releases/prod/class/GetCountry.php on line 50
ECOMANÍA #24 - Ecomanía
Ultimos tweets:

ECOMANÍA #24

Enero 2015

EDITORIAL
Lucas Campodónico
Co-fundador y Co-director Revista Ecomanía

Chicos de ayer, hoy y mañana

No tengo ni idea cómo es la sustentabilidad según los niños, pero tengo la sensación de que si juntamos un chico por país, como si fuese un "mini" encuentro de Naciones Unidas y les contamos todos los problemas que tiene la humanidad, en una tarde hacen un plan que resuelve todo.

Hace dos semanas que estoy viajando con mis hermanos, mi cuñada y mi pequeño sobrino de tres años (que es un demonio). Me imagino que no debe ser fácil para él sostener el ritmo de cuatro adultos ansiosos por conocer todo lo que pueden. En una de nuestras tantas expediciones fuimos a un Parque Nacional y me sorprendió cómo la pequeña bestia se relacionó con la naturaleza. Sentí que realmente había una conexión entre él y todo lo que rodeaba. Ya no quería sus autitos, Ipad o el cochecito porque estaba cansado, sólo quería correr, explorar y tirarse con alegría en cada charco que encontraba.

Somos animales y, como dice Rudolf Steiner, somos el animal que mejor imita la naturaleza. Veo muchas veces a padres gritando o sancionando a sus hijos por acciones, sin darse cuenta que en realidad su comportamiento es sólo un reflejo de lo que sus padres hacen o son.

Generalmente se define a la sustentabilidad como la habilidad de las actuales generaciones para satisfacer sus necesidades sin perjudicar a las futuras generaciones. 

Esta definición la escuche mil veces y, cuanto más la escucho, más me aburre y más me asusta. Siento que esta manera de entender la sustentabilidad contiene las causas que nos pusieron como humanidad donde estamos. Tal vez tenemos que empezar a pensar que no son exclusivamente materiales nuestras necesidades, que tal vez consumimos tanto porque nuestra cabeza no está en el aquí y en el ahora.

Los chicos no necesitan muchos juguetes ni proyectos a largo plazo, ellos sólo viven el presente, juegan, se divierten y necesitan amor. A mis 36 años trabajo cada día para ser más niño, porque finalmente entendí que todo es un juego, que todo es presente y que todo es amor.

(Después de leer este editorial, salgan y corran por un parque con sus hijos, sobrinos, nietos, pequeños amigos. Sean niños!!)