Diseño

Cómo hacer una almohadilla terapéutica con semillas

19 de Octubre, 2018 | por CELESTE WAGNER
Ideal para usar cuando hace frío, aliviar dolores y molestias, o simplemente relajarte. Tener en casa una almohadilla térmica siempre es una buena opción.

MATERIALES

  • Un trozo de tela de algodón
  • Aguja e hilo
  • Tijera
  • Semillas o arroz
  • Hierbas aromáticas o aceite esencial a elección (opcional)

PROCEDIMIENTO

  1. Elegí un trozo de tela de algodón que puedas calentar. También sirve reutilizar una toalla vieja.
  2. Decidí qué semillas vas a usar porque de eso dependerá el tamaño de la almohadilla: lino, maíz, arroz, trigo sarraceno, entre otras. Los garbanzos son la mejor alternativa por su forma y porque conservan el calor. Los carozos de cereza también son muy efectivos. Además, podés agregar lavanda, canela o alguna otra hierba aromática o aceite esencial. Al calentar la almohadilla, van a desprender su aroma y potenciarán el efecto relajante.
  3. Cortá la tela con la forma que desees. Luego, cosela y dejá una apertura para colocar las semillas. Si no sabés coser, colocá las semillas en el centro de un cuadrado de tela, reuní las puntas y anudalo. Otra opción es atar la tela por las puntas como si fuera un caramelo.
  4. Introducí las semillas sin llenar la almohadilla demasiado. Deberá quedar mullida pero no rígida.
  5. Terminá de coser la tela. Asegurate de que no queden agujeros por donde se escapen las semillas.
  6. A la hora de calentarla, probá bien el nivel de calor para evitar quemaduras. Podés hacerlo precalentando el horno 15 minutos y luego, apagado, introducir la almohadilla unos minutos.

Encontrá más ideas en www.bioguia.com

 


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios