Cultura

“La felicidad es una forma de ser”

17 de Diciembre, 2018 | por Agustina Tornero
Matthieu Ricard es un monje budista, biólogo, fotógrafo y escritor francés conocido como el “hombre más feliz del mundo”. Tras doctorarse en genética en 1972, se fue a vivir a un monasterio en el Himalaya. La espiritualidad y el budismo son su filosofía de vida.
Ricard durante el Anima Film Fest 2018. Foto: Diego Spivacow

Usted habla de la felicidad como un estado emocional, ¿puede ser aprendida la felicidad? ¿Podemos crear hábitos para ser más felices?

Claro que sí. No se puede aprender a tener experiencias placenteras, pero dado que la felicidad es una forma de ser, es una habilidad que se puede entrenar. Y cuando digo entrenar no me refiero a repetir “quiero ser feliz, quiero ser feliz”, sino a que una vez que uno reconoce cuáles son los componentes de la felicidad: amor altruista, paz interior, libertad interior, fortaleza interior, balance emocional, uno puede aprender a entrenar estas habilidades desde un nivel inicial hasta llegar al estado óptimo.

¿Cómo se puede ser feliz cuando hay, por ejemplo, necesidades materiales no resueltas?

Depende. Normalmente, si ponemos todas nuestras expectativas y miedos en condiciones externas entonces es muy claro que nunca seremos felices. Siempre escucho a gente con abultados medios materiales repitiendo cuan infelices son, y por el contrario, a personas muy humildes llenas de alegría y sintiéndose plenas. Esto no significa que no debamos mejorar las condiciones externas para aquellos que lo necesitan. Sin embargo, este hecho evidencia que el estado mental tiene la capacidad de anular esas condiciones externas que nos hacen infelices. Conozco muchísimas personas que tienen muy pocas posesiones pero son felices siempre, por lo que no hay que subestimar el poder de transformación de la mente.

¿Por dónde empezamos?

Empecemos con nuestra mente y luego cultivemos esas cualidades y pongámoslas en acción para el mundo siendo amables, pacientes y abiertos con los demás.

Tiene una publicación en defensa de los animales. ¿Cómo debe ser el trato hacia ellos?

Muy simple: los animales son nuestros amigos y uno no se come a sus amigos. Todo lo que vuela, corre o nada es nuestro amigo y no matamos a un amigo.

¿Y con la naturaleza en general?

Es el mayor desafío del siglo XXI así que debemos dejar de ser egoístas y tener consideración para con las futuras generaciones.

¿Cómo es un día típico en su vida?

Depende dónde esté. Paso mucho tiempo trabajando en proyectos humanitarios. Tenemos una organización caritativa sin fines de lucro llamada Karuna-Shechen que desarrolla distintos proyectos orientados a brindar ayuda en las áreas de educación, salud y servicios sociales en Nepal, India y Tíbet. Eso ocupa gran parte de mi tiempo. Cuando estoy en el Himalaya permanezco en silencio tanto como pueda. Tengo días en los que estoy muy ocupado y otros que son más tranquilos.

Su padre era intelectual, su madre una artista. Usted es biólogo y monje budista. ¿Cómo logró unir la ciencia y la espiritualidad?

La ciencia es la vigorosa investigación sobre la realidad y el budismo es la ciencia de la mente, por lo tanto, no tuve conflictos para unir ambas.

Inspirate con sus palabras en www.matthieuricard.org


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios