Interés General

Un modelo de ciudades saludables con inclusión social

26 de Diciembre, 2018 | por Lucila Benito
Albina Ruiz es la fundadora de Ciudad Saludable, una ONG que propone la gestión integral de residuos sólidos con inclusión social de los recicladores. Recibió múltiples premios internacionales por su trabajo y el modelo se replicó en 11 países de América Latina y en India.

Para Albina Ruiz dejar la selva y mudarse a Lima para estudiar ingeniería industrial implicó “descubrir la basura por primera vez”. Oriunda de Moyobamba, ubicada en la Amazonia peruana y conocida como la capital de las orquídeas, estaba acostumbrada a reciclar y reutilizar todo. En la ciudad también comprendió que los residuos “se quedan donde está la gente pobre”, y que muchas de esas personas viven del trabajo en los vertederos. En 2002 fundó la ONG Ciudad Saludable con el objetivo de propiciar una gestión integral de residuos sólidos con inclusión social y económica de los recicladores, a quienes profesionaliza y transforma en microempresarios.

Se estima que hay 108.594 familias que viven del reciclaje en Perú. Ciudad Saludable ha ayudado a formalizar al 12% de ellas, lo que equivale aproximadamente a 12 mil trabajadores. “Cuando están en los vertederos sus ingresos rondan los 30 dólares mensuales. Cuando se formalizan, pasan a ganar 400. Los residuos son una oportunidad de generar empleo digno”, precisa Albina, quien antes de crear la ONG ya llevaba varios años trabajando en la construcción de comunidades saludables en los barrios pobres donde no se recogía la basura. “Es un cambio significativo porque al formalizarse dejan de estar en riesgo: trabajan en mejores condiciones, acceden a seguridad social y a equipos de protección personal. Es importante también el reconocimiento por parte de la población”.

“Una de las asociaciones de recicladores que tiene 22 socios recupera entre 40 y 45 toneladas al mes”. Albina fue una de las impulsoras de la Ley del Reciclador, pionera en la región, que regula la actividad y promueve el manejo eficiente de los residuos sólidos, fomentando la articulación entre las organizaciones de trabajadores y los gobiernos.

“Pienso en el reciclaje como parte de una economía circular, que implica que haya tanto consumidores como empresarios responsables que elaboren productos con una mayor vida útil”.

Ciudad Saludable no solo busca el reconocimiento del trabajo de los recicladores y su agrupación e integración a unos sistemas de gestión integral de residuos sólidos que estén basados en la eficiencia, el reaprovechamiento y la sostenibilidad. Además, apoya la enseñanza ambiental para desarrollar y afianzar hábitos de vida sostenibles.

La vinculación de los distintos actores sociales es otra de las claves del trabajo que se realiza desde la ONG: “El Estado debe normar y prestar un buen servicio con tarifas razonables que sea inclusivo, donde no se esté pensando solo en recoger los residuos en las zonas de bien, ni en favorecer a la gran empresa. También debe cuidar el destino de esos residuos”. Al empresario le corresponde separar sus desechos y entregarlos a los recicladores y la sociedad civil debe comprender que el tratamiento de la basura tiene un costo igual que cualquier otro servicio, aprender a consumir de manera responsable y ser más activista. “Al ver a un ciudadano arrojando residuos en la calle hay que llamarle la atención y recordarle que este es nuestro planeta y que aquí vivimos todos”.


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios