Cultura

Retratos de un mundo consumista

39 visitas
09 de Octubre, 2016 | por Tais Gadea Lara
Fotógrafo, documentalista, artista y ambientalista. Chris Jordan sorprende al mundo con su mirada profesional a la hora de presentar obras que combinan el esplendor del arte y la denuncia y concientización del hiperconsumo.
Foto: Chris Jordan - chrisjordan.com

De lejos, uno observa la reconocida obra “El nacimiento de Venus”. Pero si comienza a acercarse advierte que representa las 240.000 bolsas plásticas que se consumen en el mundo cada 10 segundos. De lejos, uno ve una hermosa ballena en un cuadro artístico. Pero si comienza a acercarse advierte que las 50.000 bolsas plásticas con las que se realizó equivalen al número de plástico flotando en cada kilómetro cuadrado de los océanos del mundo. ¿Creatividad, nuevo arte, diferencia? Simplemente, concientización. Ese es el principal objetivo al cual busca llegar el artista Chris Jordan con cada una de sus obras. Con una técnica revolucionaria, Jordan se convirtió en “el fotógrafo verde por excelencia” a nivel mundial.

“Es una mezcla de fotografía callejera con imágenes conceptuales que ilustran realidades que no se pueden fotografiar directamente”, afirma Jordan y explica por qué decidió tomar el hiperconsumo y la basura como ejes de sus obras: “Muestro los temas que son incómodos para nosotros porque todos somos responsables. Son temas invisibles. No existe un lugar donde podamos ver todas las computadoras que se tiran por día en el mundo. Son cifras tan inmensas que parecen incomprensibles al ser humano. Mi esperanza es que el arte nos haga sentir algo respecto de estas temáticas”.

Jordan disfrutó de la fotografía como un hobby, como una manera de escapar del mundo, durante 25 años, hasta que se enfrentó con una realidad: “Fotografié la cantidad de basura que había en el puerto de Seattle, no por toma de conciencia, sino porque me parecía visualmente fascinante”. Cuando unos amigos vieron sus fotos y le expresaron su preocupación por la realidad que mostraba, Jordan se dio cuenta de lo que podía hacer con su trabajo.

¿Cómo realiza estas impactantes imágenes? Todo comienza con una profunda investigación sobre alguna problemática socio-ambiental a través de artículos o impulsado por una noticia periodística. La clave es encontrar cifras significativas que evidencian el impacto de nuestro consumo. Jordan elige la materia prima y consigue varios ejemplares. “Tomo cada pieza, por ejemplo una bolsa de plástico, y la fotografío desde diferentes configuraciones. Así, obtengo una carpeta con cientos de fotos de bolsas plásticas que se convierte en mi paleta de colores”, explica. Con esa paleta, Jordan recrea digitalmente la imagen para alcanzar la cifra inicial.

El trabajo puede llevarle semanas o meses, según el desafío de cada obra. “La que más me sigue impactando es `El año del tigre´. Quería mostrar cómo su población está descendiendo y el hecho de que sólo quedan 3.200 ejemplares (cantidad de juguetes que usó para el marco de la obra). La gente se acerca para descubrir qué es la imagen y sólo se encuentra con un fondo negro vacío, representa cómo estamos haciendo desaparecer a las especies”, expresa Jordan y convoca a la reflexión: “Cada criatura es millones de veces más compleja y más extraordinaria que cualquier creación humana”.

El fotógrafo disfruta ir como anónimo a sus propias exhibiciones para advertir la reacción del público. Su recomendación consiste en tres pasos: tomar distancia y ver la obra de lejos; luego acercarse, mirar con detalle y leer la descripción; finalmente, se evidencia la experiencia de asombro, el momento de impacto. “Si la gente se sorprende o se emociona, mi obra funcionó”, reconoce. 

La experiencia Midway

Jordan adquirió reconocimiento internacional a través de un proyecto de revelación que impactó al mundo. En 2009 fue invitado por un grupo de científicos que estudiaban el problema de la basura, principalmente plástico, en el océano para que tomara imágenes. Él quería capturar los miles de kilómetros de basura plástica desde lo alto, pero era imposible por las distancias y porque es un material que no flota. Una mujer le aconsejó: “Si  querés conocer la basura del Pacífico, viajá a la Isla Midway y observá al interior de la panza de los albatros bebés”.

Ubicada en el medio del Pacífico, Jordan arribó a la isla para encontrarse con una triste realidad: había albatros muertos por la ingesta de plástico. La experiencia le pareció significativa: “El hecho que sean albatros es un símbolo muy poderoso de nuestro consumo. Si fuera en el interior de Buenos Aires sería una cosa, pero a miles de kilómetros, en el medio del océano es una alarma mundial. Los albatros son aves que pueden transmitir un mensaje de un lado al otro. Quizás es el mensaje de que nuestra civilización ha colapsado”.

Midway fue una verdadera y transformadora experiencia de vida para “el fotógrafo verde”: “Necesitamos un cambio global radical en nuestro comportamiento, en nuestro consumo, reconectándonos con la madre Tierra. No soy un activista, pero deseo que nuestra cultura se centre más en el arte, porque nos puede ayudar a sentir. Es importante tomar conciencia y sentir sobre estas problemáticas. Sólo así nos conectaremos con ellas y empezaremos a actuar”.

No te pierdas la presentación Ted de Chris en bit.ly/1eIkZBX

Apoyá el proyecto Midway en midwayfilm.com


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios