Naturaleza

Reunidos por una pesca sustentable

09 de Octubre, 2016 | por Por Guillermo Canete, Coordinador del Programa Marino de la Fundación Vida Silvestre Argentina
Fotos: Gentileza Mark Royo Celano y Guillermo Soria.

El Cono Sur es una región de valores superlativos de conservación marina. Abarca tres océanos: el sudeste del Pacífico, el Atlántico Sudoccidental y el Océano Austral; más de 91.000 kilómetros de costa; y un área marina de más de 5,6 millones de kilómetros cuadrados. Alberga una gran biodiversidad incluyendo tortugas marinas, ballenas, tiburones y corales de agua fría. En sus aguas se alimentan una gran variedad de aves marinas como pingüinos, albatros y petreles.

Además, existen tres importantes pesquerías que generan una parte considerable de la producción mundial de pescado.

  • Las especies bajo nivel trófico de enorme relevancia como base de la cadena alimentaria marina, cuyo mayor representante es la anchoveta peruana y el jurel que representan el 41 % de la producción mundial. Se destina principalmente a la producción de harina y aceite de pescado.
  • El pescado blanco. Alrededor de un 9 % de las capturas mundiales de estas especies ocurren en el Cono Sur, con la participación de la merluza de cola, la merluza negra y la polaca.  Se destaca la merluza argentina con alrededor de 300.000 toneladas anuales. Es de gran importancia para la generación de alimentos, pero también de empleos y exportaciones para los países de la región.
  • El cultivo del salmón en Chile, que genera casi US$4.700 millones en exportaciones (segundo a nivel mundial), pero que, si se hace en forma irresponsable, tiene fuerte incidencia en el ambiente.

El impacto de la pesca indiscriminada en el Cono Sur excede el problema de la sobrepesca dado que contribuye a la pérdida de otras especies y a la degradación de los servicios ecosistémicos de la región afectando las poblaciones de especies clave como delfines, lobos marinos y focas, tortugas marinas, pingüinos, albatros y petreles.


En noviembre de 2014 se llevó a cabo la última reunión de la Alianza del Cono Sur, en el marco del encuentro mundial de la “Smart Fishing Iniciative” (Iniciativa de Pesca Inteligente) en Mar del Plata (Buenos Aires).


Frente a este escenario se encuentran Argentina en el Atlántico, y Chile y Perú en el Pacífico: tres países cada uno con sus características particulares, pero compartiendo temas en común. Tratando de fortalecer las similitudes, la Organización Mundial de Conservación (WWF) desarrolló la Alianza del Cono Sur mediante la cual las oficinas de WWF en Chile y Perú, y la Fundación Vida Silvestre Argentina trabajan en conjunto para proteger los océanos de la sobrepesca, y promover que la pesca y la producción de alimentos del mar alcancen la sustentabilidad.

El objetivo de la Alianza del Cono Sur es mejorar la gestión de la pesca y la gobernanza, y ayudar a aumentar la demanda de productos pesqueros sostenibles por parte de los compradores internacionales. Ello a través de la certificación MSC que permite reconocer y recompensar la buena gestión pesquera, junto con la planificación marina espacial y la creación de Áreas Marinas Protegidas.

Para ello, se están llevando acabo acciones que incluyen trabajar con las pesquerías para incentivar la certificación, y con los compradores a nivel mundial para incrementar la disponibilidad de pescado y marisco de recursos bien gestionados en el mercado. A través del compartir de sus experiencias y lecciones aprendidas, la Alianza busca alcanzar la sustentabilidad de las pesquerías del Cono Sur y conservar la riqueza de sus ecosistemas.

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios